Évènement sur l’évaluation de la 2ème phase du programme mondial en faveur de l’éducation aux droits des l’homme

Le 13 septembre 2017, l’OIDEL a présenté un rapport sur l’évaluation de la deuxième phase du Programme Mondial pour l’enseignement des Droits de l’Homme. Le side-event “Assessment of the world programme for human rights education second phase” a réuni Alfred Fernandez, Beatrice Bilotti, Michel Veuthey, Ricardo Espinoza et Massimo Baldassarre.

Monsieur Fernandez a souligné l’importance de la transparence lors de la soumission des rapports des Etats lors de la deuxième phase. Elle a servi de guide à l’élaboration du rapport.

Beatrice Bilotti a expliqué la méthode de rédaction du rapport présenté et les difficultés rencontrées dans l’analyse du contenu des rapports ou lors de l’assemblages des analyses lorsque des Etats n’avaient pas rendus le rapport (ou rapport rendu en retard et donc non comptabilisé).

Le commentaire de Ricardo Espinosa sur la qualité des informations rendues pour ce rapport a mis en valeur le rôle important de la société civile dans le processus de rédaction.

L’importance de la responsabilité des institutions académiques s’articule autour de quatre idées fortes selon Michel Veuthey: être une plateforme avec d’autres acteurs dans le domaine de l’éducation, être un stimulateur dans le recherche, délivrer des enseignements et partager une ouverture de savoirs avec les médias sous toutes leurs formes.

Enfin, l’engagement de l’Italie dans l’enseignement des droits de l’homme fut souligné par Massimo Baldassarre.

 

Maéva Guyot

Anuncios

Las cinco dolencias de la escuela

Voy ahora a señalar las principales dolencias que afectan a la institución educativa. El diagnóstico vale especialmente para los países latinos. Señalo cinco puntos clave:

  1. Los poderes públicos son simultáneamente proveedores de servicios, proveedores de recursos financieros y responsables de la evaluación. ¿Cómo se puede esperar de ellos una evaluación objetiva y transparente de la eficiencia del sistema? Nadie puede ser parte y juez à la vez
  2. Si hablamos de economía, existe una falta de conciencia real de los costes por parte tanto de los actores como de los usuarios, lo que conduce a menudo a gastos incontrolados o ineficientes. Se podría hablar aquí de anonimato de la financiación y de ilusión de la gratuidad.
  3. La escasa libertad pedagógica lleva a la uniformidad de programas y métodos. Para el alumno, la disyuntiva es adaptación o fracaso, con todo el sufrimiento que este fracaso trae, pero también con el costo que conlleva. Y esto – desgraciadamente – se hace para promover la igualdad de oportunidades.
  4. La escuela estatal es, por definición, una máquina administrativa pesada que lucha por adaptarse a los cambios con muchas dificultades. Una mayor confianza en los actores es indispensable para cambiar de lógica. Además, con frecuencia, las reformas son impulsadas más por presiones políticas que por las necesidades de los alumnos.
  5. El sentido de la responsabilidad disminuye a medida que aumenta la lejanía de los centros de decisión. Debido a la complejidad de su funcionamiento, la escuela estatal aparece a menudo a los alumnos ya sus padres como una estructura de poder que les ignora. El personal de la escuela se queja de la “dimisión” de los padres. Es evidente que los padres se comportarían de otro modo si pudieran colaborar en estructuras más flexibles y eficaces.

Alfred Fernandez

Escuela única, escuela para todos: dos conceptos equívocos

Comenzamos un nuevo curso académico. Los patios y las aulas se llenan del alegre jolgorio de los alumnos  y de las aprehensiones de los profesores. Voy a comenzar  mis reflexiones de este nuevo curso hablando de  dos conceptos equívocos:

  1. La “escuela para todos”. Este término se utiliza para definir la escuela laica. Esta laicidad, que debería significar respeto y aceptación de las diferencias, se reduce cada vez más a la neutralidad, es decir a una forma de “privatización” de las convicciones personales, se supone que las convicciones y las religiones no entran en la escuela. Además de la naturaleza profundamente ilusoria de este enfoque, esta laicidad se opone al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones religiosas o filosóficas reconocido por las normas internacionales y europeas.
  2. La “escuela única”. Considerada como la panacea de la cohesión social. En realidad, la escuela única conduce a una sociedad a dos velocidades o dos niveles obligando a algunos ciudadanos a financiar doblemente la educación de sus hijos. La escuela alternativa, la elección de otra escuela, está reservada a una élite financiera, situación aún más paradójica, si se piensa que las situaciones socio económicas frágiles son factores que aumentan el riesgo de fracaso escolar. En última instancia, se podría decir que el sistema de “elección para familias ricas” equivale a ofrecerles un antídoto contra el fracaso académico, y a negarlo a las familias desfavorecidas. ¿Cómo podemos hablar de justicia y de una escuela pública que garantice la cohesión social?.

Alfred Fernandez

Comité de personas con discapacidad: la importancia de la inclusión.

Entre el 14 de agosto y el 1 de septiembre de 2017 ha tenido lugar en el Palacio de las Naciones (Ginebra), el 18° Período de Sesiones del Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CRPD). De acuerdo con el artículo 35 del Convenio del que emana este Comité, se examinarán con periodicidad las políticas llevadas a cabo por los Estados Parte en la materia. En esta sesión se examinaros las políticas  de Panamá, Marruecos, Montenegro, Letonia, Luxemburgo, y el Reino Unido.

Los expertos designados por los Estados Parte destacaron la importancia de que las autoridades públicas lleven a cabo políticas destinadas a la integración de personas con discapacidad en la vida en sociedad. Los expertos criticaron especialmente la imposibilidad que sufren las personas con discapacidad de muy diverso tipo de participar activamente en la vida política del país.

En relación con la Educación, los expertos propusieron y preguntaron a los Estados sobre los planes de educación inclusiva que numerosos Estados (como España o Ecuador) ya han puesto en marcha. En este sentido, se animó a los Estados a dejar de un lado la teoría y el compromiso y a hacer realidad la pretensión, eliminando así las barreras sociales y construyendo los puentes de la educación inclusiva para las personas con discapacidad. Eso sí, siempre teniendo en cuenta las necesidades especiales de cada persona con discapacidad en las instituciones educativas y la adaptación del programa académico, pero realizándose esto de forma inclusiva.

El viernes 25 de agosto el Comité organizó s una jornada de reflexión sobre el alcance del artículo 5 de la Convención. Dicho artículo lleva como título: “Igualdad y no discriminación”. En este debate se destacó la necesidad de alcanzar la igualdad de las personas con discapacidad en lo referente a la protección legal por parte de la acción del Estado y en la protección ante la Ley. De igual manera, se debatió sobre la importancia de las medidas de acción positiva como herramienta necesaria para acelerar la igualdad de hecho de las personas con discapacidad.

Íñigo Martínez Elósegui

 

El presidente de la CIJ en la Comisión de Derecho Internacional

Ronny Abraham, actual Presidente francés de la Corte Internacional de Justicia se centró principalmente en dos temas: las medidas cautelares y las decisiones emitidas por la Corte.

Comenzó su intervención haciendo mención al trabajo llevado a cabo por la Corte Internacional de Justicia en el último año: en seis nuevos casos y l siete decisiones . En relación a dichas decisiones consideró conveniente señalar que no versan sobre el fondo de cualquier tipo de controversia si no sobre incompatibilidades y ordenanzas de admisibilidad viéndose limitada la jurisprudencia sustancial durante este último período.

A continuación, enumeró las ordenanzas para las medidas cautelares referidas a los procesos más recientes y profundizó en dicha materia. Cabe señalar que ha habido tres ordenanzas recientes (Guinea Ecuatorial vs. Francia, Ucrania vs. Rusia e India vs. Pakistán) y que el Presidente considera esta cifra relativamente importante puesto que confirma una tendencia que destaca sobre periodos anteriores.  Asimismo, estableció que las  decisiones de la Corte con respecto a las medidas cautelares permiten confirmar la orientación establecida del Tribunal sobre los criterios para concederlas o rechazarlas.

Por último, señaló que ha habido siete nuevos casos este añoy que hay acutalemente  19 casos pendientes en la Corte Internacional de Justicia y, en palabras de D. Ronny Abraham, “es una cifra que nunca antes se había alcanzado ni si quiera a lo largo de las últimas décadas y eso exige unos esfuerzos concretos por parte del Tribunal de adoptar decisiones en un plazo necesario. Mientras más aumentan los casos más necesario es aumentar el tiempo o no perder el tiempo en el desarrollo de los procedimientos jurídicos”.

 

Teresa de la Iglesia Rodríguez y Salve Martínez Gil-Rivera

Radicalización: testimonios y respuestas

Cerca de cien personas: miembros de Misiones diplomáticas y ONG participaron el  10 de julio en el Palacio de las Naciones (Ginebra) el Coloquio Internacional “Radicalización: testimonios y respuestas”, organizado por OIDEL, el Collège Universitaire Henry Dunant (CUHD), el Institute Supérieur des Religions et de la Laïcité (ISERL), y varias universidades.  El objetivo de este coloquio era contribuir a la reflexión sobre el fenómeno de la radicalización: concepto, causas y desafíos.

La primera mesa redonda fué introducida por Jean Paul Willaime, de la École Practique des Hautes Etudes en Paris. En su intervención, titulada Las religiones: una cuestión de las sociedades actuales señaló la evolución histórica del modo de ser religioso y  planteó la idea de una “laicidad positiva e inclusiva”, consistente en introducir a las religiones en la dinámica asociativa de la sociedad civil, reconociendo sus aportaciones a la vida colectiva. A continuación  intervinieron  Naouel Abdellatif Mami, vicerrectora de la Universidad de Sétif 2 (Argelia) que  insistió sobre la necesidad de diferenciar entre religión y cultura, sobre todo cuando a menudo la práctica cultural es más importante que la práctica religiosa. La laicidad inclusiva – añadió –  debe estar dirigida a todas las religiones y creencias y estar acompañada de una educación de democracia.

Jean Pierre Chantin, investigador del  ISERL, indicó  que, aunque a menudo se asocie el radicalismo al Islam, éste es un fenómeno que no necesariamente ha de ser religioso, sino que se ha  manifestado en otros ámbitos como  la política e insistió en el papel los media y las redas sociales. Un paso más allá fue el moderador, Philippe Martin, director del ISERL, habló de la“radicalización” como “la voluntad de vivir un absoluto en ruptura con la familia y el entorno, con la idea de que existe una diferencia fundamental entre uno mismo y el resto de la sociedad”; tras lo cual señalo la necesidad  de establecer lugares en las que la tensiones puedan resolverse mediante el diálogo.

Por último  Ana María Vega, directora de la Cátedra UNESCO de la Universidad de La Rioja, apeló a la responsabilidad de la clase política, medios de comunicación y autoridades religiosas. Además, destacó la necesidad “de hacer contemporáneas las religiones” y de lograr una apropiación cultural de valores universales, la cual se obtiene –señaló- de la “abdicación social de determinadas intolerancias que la sociedad no se puede permitir”.

Introdujo la segunda mesa redonda el profesor de la Universidad de Toulouse, Pascal Marchand, con una intervención  sobre “El lenguaje de la radicalización” :Explicó la importancia de los términos “individuo, interacción, identidad e ideología” en la génesis de la radicalización. En esta conferencia intervinieron a continuación Michele Brunelli, Profesor de la Universidad de Bérgamo; Emmanuel Kabengele, Profesor de la Universidad de Ginebra y  Alfred Fernández, Director de OIDEL. Este último señaló que la violencia surge siempre de la humillación y del hecho de que siempre hay grupos en la sociedad que se sienten humillados por el hecho de ser diferentes, por lo que apeló al “derecho a poder diferenciarse” en las sociedades democráticas.

Durante el coloquio se proyectó el documental “La Chambre Vide” 2016), que fue presentado por su directora, Jasna Krajinovic. Este documental trata sobre la radicalización islamista de jóvenes en Bélgica. La directora de la Fundación Pluralismo y Convivencia Rocío Lopez participó igualmente en el coloquio.

Iñigo Martinez Elósegui

radicalisation 1

Transhumanismo y tecnociencia. Un enfoque basado en los derechos humanos

[ppt side event] transhumanismo y tecnociencias -GINEBRA 15.6.2017

Este texto pretende ser un resumen de la presentación que Juan García realizó en el side event “Transhumanisme et ciberculture. Les relations entre la science et les droits de l’homme.”

La resolución del Parlamento Europeo de 16 de febrero de 2017 se centra en tres ámbitos importantes. En primer lugar, la implicación ética y deontológica para la dignidad humana de las máquinas capaces de adquirir autonomía y sustituir a los humanos a la hora de prestar cuidados y hacer compañía. En segundo lugar, se fija en las consecuencias que pudieran derivarse para las políticas sociales europeas, véase en empleo. Y en tercer lugar fija la necesidad de establecer un marco jurídico que facilite la industria e investigación de forma que refleje los valores intrínsecamente europeos y humanistas que caracterizan la contribución de Europa a la sociedad.

En general, cuando pensamos en tecnología pensamos en las Técnicas de Comunicación e Información. Sin embargo, nos hallamos en medio de una tecnorrevolución donde existen nuevos tipos de tecnología que además son convergentes. En este amplio grupo de tecnologías podríamos distinguir otros dos: aquellas tecnologías que se centran en lo orgánico del ser humano para modificarlo (genética, nanotecnología) y aquellas que lo hacen para recrearlo (robótica) Estas tecnologías están en condiciones de reescribir el futuro y de transformar nuestra visión del mundo y de nosotros mismos.

Es en este contexto donde surge el transhumanismo como marco ideológico alternativo que da sentido a las tecnologías convergentes. Si las tecnociencias tienen como referencia los derechos humanos, el transhumanismo se deshace de ellos, siendo su única finalidad el perfeccionamiento tecnológico.

Según el transhumanismo hay una responsabilidad moral de mejorar tecnológicamente al ser humano, no solo de manera individual, sino también en su conjunto. Sería el transhumanismo un momento evolutivo hasta llegar al post-humano, momento en que la inteligencia artificial se podría fusionar con la inteligencia humana a todos los niveles.

El Instituto sobre el futuro de la humanidad, de la Universidad de Oxford, en la Declaración del Transhumanista, afirma que éste es un movimiento cultural e intelectual cuyo deber moral es mejorar las capacidades físicas y cognitivas eliminando los aspectos no deseados y no necesarios como el envejecimiento, el padecimiento o la misma muerte. Podemos decir que los tres pilares del transhumanismo son la búsqueda de la superinteligencia, la superlongevidad y el superbienestar.

El problema es que dibujar la mejora humana de manera puramente artificial y colectivista no está exento de problemas éticos. El enfoque transhumanista enmascara la defensa de una naturaleza humana puramente natural y orgánica basada únicamente en la tecnología. Es preciso favorecer el desarrollo de posiciones tecnocientíficas que permitan el desarrollo humano integral. La postura que choca con el transhumanismo por su defensa de la vida y dignidad de los seres humanos se llama bioconservadora. El propio Parlamento Europeo, a través del STOA, se ha distanciado de las posturas transhumanistas al considerar éste solamente la función corporal y corgnitiva.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos habla en este sentido del derecho de la persona a gozar y participar del progreso científico. El derecho a la cultura y el derecho a la ciencia están muy relacionados.

Hay múltiples ejemplos del uso del progreso científico y tecnológico en interés de la paz y en beneficio de la humanidad. La Declración de la UNESCO de 1975 proponía que “los Estados adopten medidas para evitar que los logros científicos se utilicen en detrimento dfe los Derechos Humanos, las libertades fundamentales y la dignidad de la persona.

Termina Juan García su intervención con la pregunta del periodista francés Guillebaud en “El principio de la humanidad”: ¿Cómo podemos promover los derechos del hombre si la ciencia pone en duda la definición de hombre? ¿Cómo conjurar los crímenes contra la humanidad si la definición misma de humanidad resulta problemática?