La sociedad abierta y sus enemigos y el artículo 26

En 1945 Karl Popper público su obra maestra La sociedad abierta y sus enemigos. Abrumado por los años que le tocó vivir Popper escribió este libro con un doble objetivo: identificar las semillas filosóficas que permitieron vestir el edificio intelectual de los totalitarismos del siglo XX y  de paso aclarar el concepto de “sociedad abierta”[1].

En esta entrada de blog tan sencilla no pretendo hacer un exhaustivo análisis sobre el libro, ni de la sociedad abierta. En el contexto actual de cuestionamiento de derechos y de instituciones democráticas he pensado que sería interesante observar como las ideas de la educación en la sociedad abierta casan con el derecho a la educación (art.26 DUDH). Popper sólo pasa de puntitas sobre el tema de la educación en este libro. No obstante, las intuiciones y reflexiones que en este observamos sintetizan de forma magistral la complejidad propia de la gobernanza educativa y la importancia de la libertad educativa.popper

Debemos comentar primeramente la avanzada concepción de la educación de Popper por la época. Popper entiende que la educación debe permitir a los ciudadanos “participar en la vida de la comunidad y aprovechar todas las oportunidades para desarrollar sus intereses y dones específicos”. [2] Esta idea es muy similar a la de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (art. 26.2), adoptada tres años más tarde. Podría decirse que la DUDH relativo a la educación define igualmente dos objetivos más allá de la simple instrucción: el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento de derechos humanos, libertades y paz. Diferentes formulaciones, mismas ideas.

Popper exige al estado garantizar la educación y de calidad en todas sus ciclos inclusive los estudios superiores: “soy de la opinión, ciertamente, de que es responsabilidad privativa del estado cuidar que todos sus ciudadanos reciban una educación que les permita participar en la vida de la comunidad y aprovechar todas las oportunidades para desarrollar sus intereses y dones específicos; y también debe cuidar el estado, por cierto, que la falta de “capacidad del individuo para pagar” no le prive de realizar estudios superiores.” [3] De nuevo este artículo nos sorprende por los paralelismos que tiene con la DUDH “Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.” (art.26.1)

No obstante, Popper advierte que en una sociedad abierta el estado no puede ser el responsable único de la educación. De hecho, dentro la marginalidad que la educación ocupa en este libro es sobre todo la gobernanza educativa el tema que Popper aborda con más profundidad. Popper, como la DUDH intuye, advierte que para la plena realización de este derecho es necesaria cierta gobernanza compartida. Este límite a una intervención exclusivamente estatal está consagrada en la DUDH con la siguiente fórmula  “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.” (art. 26.3).

Entre la concepción mercantilista de la educación del “laissez faire” de Ayn Rand y una concepción estatalista Popper señala la necesidad de vías alternativas. Advirtiendo que este equilibrio no es fácil y que normalmente en este campo las decisiones “secas y tajantes” son un disparate. Karl Popper advierte que la complejidad de la educación requiere de un estado proteccionista[4]. Con esto se refiere que “no hay libertad si no está garantizada por el estado. En la educación (…) es necesario cierto grado de control por parte del estado, si quiere resguardarse a la juventud de una ignorancia que la tornaría incapaz de defender su libertad, y es deber del estado hacer que todo el mundo goce de iguales facilidades educacionales. Pero un control excesivo en la cuestiones educacionales constituye un peligro mortal para la libertad, puesto que puede conducir al adoctrinamiento.” [5]

Estas mismas conclusiones fueron expuestas por la Misión Holandesa cuando exigió la mención a la participación de los padres en la educación en la DUDH[6]. Ciertamente el derecho a la educación requiere libertad y gobernanza participativa, del mismo modo que la libertad requiere educación. Este necesario vínculo entre la libertad y la realización del contenido del derecho a la educación ha levantado muchas ampollas en el momento de implementarlo. Nadie dijo que fuera fácil. El debate se precia largo, sin embargo en este contexto de posiciones enquistadas cabe recordar aquella frase tan citada del presidente Kennedy “La libertad sin educación es un peligro, pero la libertad sin educación resulta vana…[7]. Ánimo.

Ignasi Grau

[1] Karl Popper entendía Sociedad abierta por aquella sociedad que con canales para facilitar la posibilidad de cambiar de gobierno por vías pacíficas y por proteger el respeto hacía las decisiones personales de los individuos.

[2] POPPER KARL (1945), La sociedad abierta y sus enemigos,  Editorial Paidós Básica (3ª edición), pág. 132.

[3] POPPER Karl. Op. cit. p 132

[4] Para Karl Popper consciente del malentendido que puede llevar la palabra proteccionista ya advierte que no se confunda este concepto con aquellos mercantilistas o aquellos contrarios a la libertad.

[5] POPPER Karl. Op. cit. 116

[6] GLENDON, Mary Ann, 2001  A World made new. Eleanor Roosevelt and the Universal Declaration of Human Rights Random House (p.159 y 190)

[7] Kennedy J.F. (Ed) (1963) Remarks in Nashville at the 90th Anniversary Convocation of Vanderbilt University, May 18, (Nashville). Consultable en: http://www.jfklibrary.org/Research/Research-Aids/JFK-Speeches/Vanderbilt-University_19630518.aspx

Anuncios

Diálogo interactivo con la relatora especial en el campo de los derechos culturales, prioridades y derecho patrimonial:

El pasado jueves la relatora especial en derechos culturales Karima Bennoune presentó su primer informe. Como suele ser habitual en el informe de debut de mandato este no se limitó al simple desarrollo de un tema, sino que introdujo las prioridades y perspectivas que la relatora tendrá en los próximos años.

Sin ánimo de ser exhaustivos nos gustaría solamente subrayar los puntos más importantes del informe e intervención ante el CDH. Muy significativamente primeramente la relatora especial se presentó como medio norte-americana, medio argelina, reivindicando que estas realidades multiculturales son cada vez más comunes. La relatora puso especial énfasis en los derechos culturales como derechos humanos existentes, a pesar del largo camino que queda por recorrer para su plena realización y reconocimiento. La relatora advirtió que en el campo de los derechos culturales hay múltiples discriminaciones señalando especialmente las relativas a discriminación religiosa.

Un punto que a OIDEL le pareció muy interesante de la intervención e informe de Ms. Bennoune fue que estableció definiciones de “identidad” y “comunidad”. Estas definiciones como dijimos en nuestra declaración facilitan su justiciabilidad y su mejor identificación jurídica. Ms. Bennoune manifestó que el objetivo de estos términos pretendía una mejor implementación del derecho. Igualmente, y muy interesante, la relatora señaló que la definición de “identidad” y “comunidad” era una buena forma de mostrar que no deben haber tensiones entre estas, evitar su politización y facilitar así el entendimiento de la idea “familia humana”. En esta línea la relatora mencionó en múltiples ocasiones durante su presentación que los derechos culturales no tienen nada que ver con el relativismo cultural.

Entre sus prioridades la relatora subrayó el derecho a la educación. OIDEL en su intervención celebró esta mención, no sólo por el papel que tiene la educación para la realización de los derechos culturales, sino también porque la educación es esencialmente un derecho cultural. La misión irlandesa celebró igualmente que la educación estuviera entre sus prioridades.

Señaladas sus prioridades y presentación, podemos referirnos al tema propio del informe: el patrimonio cultural. La relatora justificó este tema primeramente en base a los recientes y múltiples ataques dirigidos a patrimonio cultural en entornos violentos, como no violentos, y en segundo lugar por el importante papel que el patrimonio cultural juega para la libertad de expresión y la libertad religiosa. La relatora describió como el patrimonio cultural está siendo utilizado como arma de extorsión a comunidades enteras y como múltiples arqueólogos y arquitectos encargados de restauraciones han sido asesinados.

Cuesta entender que en un contexto de extrema violencia el primer informe de la relatora sea sobre el patrimonio cultural. Consciente de ello la relatora explicó que el patrimonio cultural es imprescindible para los que sobrevivan conflictos armados, tanto para conocer su historia, como por la construcción de sus identidades y dignidad.

Aquí tenéis nuestra intervención entera 

Oral intervention during the Interactive Dialogue with the Special Rapporteur on Cultural Rights

Hoy OIDEL ha participado en el diálogo interactivo con el Relator Especial sobre los Derechos Culturales. Para OIDEL os derechos culturales son especialmente sensibles no solo porque el derecho a la educación es un derecho cultural, si no por los efectos devastadores que puede tener su negligencia. Os adjuntamos a continuación nuestra intervención completa.

Thank you Mr President,

OIDEL as ine of the founder of the NGO Platform on Cultural Rights and Diversity would like to congratulate the new Special Rapporteur on Cultural Rights. We would like to assure you our commitment to collaborate with you. We are convinced that the other members of the Platform share the same point of view.

We would like to recall that Cultural Rights do not have the priority attention that they deserve in order to face the main challenges of the international scene. In fact, its promotion causes mistrust due to its politicization and misconception.

We would also like to mention the impact of Cultural Rights on peace and human security that has been neglected so far. Collective humiliations, identify injuries ir the disdain toward a culture have been a fertile ground for the spread of violence, terrorism and war. In order to fight terrorism it is fundamental to take into account the cultural dimension of this crisis.

 

Sans titre

 

At a policy level, cultural rights deal with a triple challenge. Firstly, cultural rights remain one of the weakest and most forgotten rights within the human rights international instruments. Secondly, cultural rights are at a crossroad between Civil and Political Rights, Economics and Social Rights and Minority Rights. Thirdly, due to the multiple dimensions of these rights, it is hard to find a clear delimitation. Once this complexity is recognized it is essential to move towards the definition of the terms that define these rights in order to accomplish their realization. We appreciate, in this regard, the efforts done by the Special Repporteur to define key terminologies such as identity and community; and we encourage her to continue in this direction. It is in this sense that the Fribourg Declaration on cultural rights oriented its vision which represents an important step towards the leg leg legimitation of these rights.

We encourage Ms. Bennoune to adopt a global and transversal approach of cultural rights, by using all the international human rights instruments. We understand that this approach would allow a better comprehension and implementation of these rights.

Finally, we welcome the importance given by the Special Rapporteur in the priorities of her mandate to the right of education. Moreover, we reaffirm that the cultural dimension is crucial to turn education “ acceptable” for all students and their families, as education is essentially a cultural right.

Thank you,

 

Ignasi Grau

Del 29 de febrero al 24 de marzo, tendrá lugar la 31° Edición del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

 

Lunes, primer día de la semana y empezamos todos con nuestra rutina. La verdad es que para mi comienza un mes diferente lleno de aventuras, gente que conocer y mucho por escuchar y aprender. La semana pasada comenzó el Consejo de Derechos Humanos en su 31 edición. “¡Vaya lío en el que te has metido!” me decían todos mis amigos. La verdad es que solo llevo una semana visitando el “Palais de Nations” y viendo a la gente interesantísima que por él se pasea No quepo en mi de la emoción! Me gustaría compartir con ustedes esta experiencia para que como yo, aunque de otra manera, sean participes también.

Pues bien comenzaré hablando de los “Derechos humanos” palabras que todos hemos oído 10.000 veces y aún si pocos saben hablar con propiedad acerca de ellos. Son dos grandes palabras que para muchos como yo inexpertos en la materia suenan a veces muy abstractos y otras muy técnico. Por ejemplo si alguien nos pregunta ¿qué es el Consejo de Derechos Humanos? casi ni yo sabía explicarles con exactitud. Por eso me gustaría en esta entrada del blog ponerles un poco en situación de todo el traqueteo que está ocurriendo en este mes de Marzo en Ginebra.

El Consejo es un órgano intergubernamental del sistema Naciones Unidas compuesto por 47 personas y responsable de la promoción y protección de todos los derechos humanos en el mundo entero.

Cada año se reúnen en estas fechas la comunidad internacional para tratar temas tan importantes como el cambio climático, el derecho fundamental a una vivienda digna, los derechos de los niños, lucha contra la tortura, derecho a la libertad de religión, fórums acerca de las minorías, terrorismo etc. Estos son varios de los temas que hasta ahora he tenido la suerte de escuchar en las conferencias.

Como es tradición el Alto Comisionado de las Naciones Unidas, ¡alto un minuto!, llegado a este punto espero no ser la única que se pregunte ¿quién es el Alto Comisionado y porque ha aparecido de repente? De no ser así, me sentiré la única que tuvo que leerse bien todos los folletos. Para que usted lector no tenga que pasar por la vergüenza que pasé el otro día trabajando se lo explicaré con gusto.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos ( ACNUDH) representa el compromiso del mundo frente a los ideales universales de la dignidad humana. La comunidad internacional les ha conferido el mandato exclusivo de promover y proteger todos los derechos humanos. El Alto Comisionado es el principal órgano funcionarial e independiente relativo a derechos de las Naciones Unidas. Las prioridades, los logros y las estrategias que el ACNUDH identifica se recogen en varios informes durante el año dependiendo de la situación global. Durante el Consejo de marzo se presenta un informe que hace balance de la situación de derechos humanos durante el año. Este que me ha tenido loca media semana, contiene material esencial que será objeto de debate a lo largo de todo el mes por eso intentaré hacerles unas rápidas pinceladas del mismo.

En cuanto al Consejo de Derechos Humanos, ¿otro organismo más? Efectivamente queridos lectores esto no ha hecho mas que empezar, pero seré breve y concisa, no vaya a ser que desconecten en los siguientes instantes.

El Consejo de Derechos Humanos es el principal órgano intergubernamental de derechos humanos de las Naciones Unidas. El Consejo es un organismo intergubernamental integrado por 47 estados miembros, con sede nada más y nada menos que en Ginebra. Se reúne como mínimo 10 semanas repartidas en 3 periodos de sesiones pudiendo celebrarse si se diera el caso reuniones extraordinarias.

Una vez ya situados y puestos en contexto, al lío, es decir volvamos al informe mencionado con anterioridad. Dejadme destacaros los temas que se presumen como más importantes ahora mismo: la pena de muerte – reconocida aún en muchos países-, el cambio climático, los efectos del terrorismo– DAESH- en el goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales, las medidas coercitivas unilaterales – los embargos que afectan a economías y familias enteras – y los derechos del niño que siempre son los más vulnerables.

El Consejo de Derechos Humanos también fue quien organizó un diálogo en profundidad e interactivo sobre los derechos humanos de los migrantes y un diálogo acerca del estado de las negociaciones sobre la agenda sobre el desarrollo post-2015.

En el último año de conformidad con su mandato el ACNUDH ha instado a los Estados a que promovieran y protegieran los derechos de todo ser humano, no siendo los migrantes una excepción.

Estos grandes movimientos migratorios que están teniendo lugar en el mundo nos recuerdan a día de hoy la importancia de los derechos humanos. La diáspora que vemos desde oriente medio nos muestra como los seres humanos no escatiman esfuerzos para buscar medios de supervivencia, protección y soluciones. Para permitir a las personas vivir en paz, dignidad y seguridad, los Estados y la comunidad internacional tienen que tomarse seriamente los derechos humanos y hacer una evaluación más honesta de los déficits que causan estas crisis.

El ACNUDH, que llegados a este punto ya forma parte de nuestro vocabulario diario ¿verdad?, hace una importante contribución identificando estos déficits. ¿Cómo? Pues procurando erradicar cuadros prolongados de discriminación o violaciones de los derechos humanos incentivando la capacidad de las instituciones públicas para reparar las vulneraciones y prestando asistencia para luchar contra la pobreza de manera incluyente y global.

Espero no haber sido muy pedante, que tengan un buen comienzo de semana.

Y no duden en compartir con nosotros cualquier inquietud sugerente, que a veces no nos atrevemos ni a preguntar por miedo a quedar mal : opiniones, detalles acerca de organismos, educación… ustedes ya me entienden.

 

Ana Vidal