¿Por qué hacemos énfasis en la visión humanística de la educación?

El Relator especial Kishore Singh en su, más que probable, último informe sobre el derecho a la educación decidió abordar la problemática de revolución digital en la educación.  Teniendo en cuenta que las nuevas tecnologías han venido para quedarse y que la fuerza de estas son mayores que las de cualquier ministerio de educación el relator animó a las autoridades públicas a que concentren sus esfuerzos en la protección de la educación desde un enfoque de derechos. Esta protección de la educación frente a las nuevas tecnologías desde un enfoque de derechos se puede sintetizar en la salvaguarda de la calidad de educación, la educación en valores y  la visión humanística de la educación.

Me gustaría centrarme en la visión humanística de la educación puesto que es interesante que incluso en un debate sobre nuevas tecnologías el Relator especial  le otorgue tanta importancia. Pero es que como recuerda el Relator especial  “El desarrollo pleno de la personalidad humana es el objetivo primordial de la educación (…). Siguen siendo importantes los cuatro pilares de la educación —aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser[1]

Desde OIDEL y la Plataforma de ONG por el derecho a la educación se celebró que el relator abordara este tema tan complicado y se tuvieron varias discusiones sobre cómo afrontar esta problemática como sociedad civil. Tras idas y venidas con el borrador de nuestra declaración oral se decidió que uno de los temas que, en nuestro limitado espacio de ONG, abordaríamos sería la importancia que la educación esté dotada de una visión humanística. La Plataforma recordó que a diferencia de las tecnologías, las humanidades no están orientadas a los objetivos, si no a la creatividad, al pensamiento crítico, a la empatía y al diálogo. Recordando que en el campo educativo el diálogo entre las nuevas tecnologías y las humanidades es imprescindible tanto por ética como por estética.

Las arenas del derecho a la educación tienen múltiples frentes abiertos, desde los problemas básicos de accesibilidad a los fracasos en la gestión de la diversidad. En este contexto uno se podría preguntar por un lado por qué abordar ahora la visión humanística y hasta qué punto tiene sentido esta visión en unos sistemas educativos “skill-oriented”.

El panorama educativo está cambiando mucho y muy rápido: diversidad creciente, nuevas tecnologías, cambios en el mercado laboral…[2] En este contexto, la urgencia puede provocar que nos olvidemos de lo importante. Y en este caso lo importante es recordar que la educación como derecho no está limitada a los conocimientos técnicos, el artículo 26.2 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz”

Sin ánimo de ser exhaustivo me ha parecido compartir unas breves reflexiones con el fin de observar más allá de los documentos legales la relevancia de esta visión humanística. Nuccio Ordine reflexiona en el siguiente texto la trascendencia de los clásicos para comprender la importancia de la visión humanística:

El encuentro entre el docente y el alumno presupone siempre un “texto” del que partir. Sin este contacto directo, los estudiantes tendrán dificultades para amar la filosofía o la literatura y, a su vez, los profesores perderán la oportunidad de aprovechar al máximo sus cualidades para despertar pasión y entusiasmo en los alumnos. Al cabo, se romperá definitivamente el hilo que había mantenido unidas la palabra escrita y la vida, el círculo que había permitido a los jóvenes lectores aprender de los clásicos a escuchar la voz de la humanidad aun antes de que, con el tiempo, la vida misma les enseñase a comprender mejor la importancia de los libros que nos han nutrido[3]

En línea con este texto si cogemos la definición de cultura de Georg Simmel  -“la cultivación de los individuos a través de la injerencia de formas externas que han sido objetificadas en el transcurso de la historia[4]– podemos apreciar que sin una visión humanística de la educación poco a poco perderemos el patrimonio humano de siglos, convirtiéndonos en individuos aislados y unifuncionales. Cuántas veces hemos escuchado a estudiantes de la facultad de derecho quejándose de la asignatura de teoría del derecho o a estudiantes de medicina lamentarse de la asignatura Filosofía e Historia de la Medicina por su inutilidad. Normalmente burlándose con frases tipo “Ui, sí, es imprescindible conocer la edad media para hacer un trasplante de corazón”. Nuccio Ordine advierte que esta visión profesionalizadora de los estudiantes limita el conocimiento a los conocimientos técnicos perdiendo la dimensión universal de la función educativa de la enseñanza. Esta visión utilitarista que acota a mínimos la formación cultural no solo limita la transmisión de la civilización y la curiositas, sino que limita la identificación del ser humano a una profesión.[5] Y ciertamente, al pensar en el alumno que suelta frases como las mencionadas vemos con toda la crudeza como la pérdida del amor por los saberes humanos más allá de la funcionalidad de su futura profesión es ya una realidad.

El relator especial en línea con el artículo 26.2 de la DUDH reafirma lo dicho anteriormente advirtiendo que “El fomento de la misión humanística de la educación es de primordial importancia para contrarrestar la tendencia a la búsqueda de valores materiales y a dar a la educación una función simplemente coadyutoria[6]. Puesto que no podemos olvidar que la educación como derecho cultural aparece, ante todo, como el instrumento de la auto-donación de sentido, como el lugar del “aprender a ser”.[7]

Podemos advertir que la cuestión de la visión humanística de la educación se circunscribe en un debate más grande entre la concepción utilitarista del ser humano y otra basada en la dignidad y libertad. A nosotros de escoger con que ser humano creemos.

A modo de conclusión me ha parecido interesante citar el discurso a la Asamblea Nacional de Víctor Hugo defendiendo la importancia de la cultura y las ciencias humanísticas en el transcurso de una votación sobre recortes en los presupuestos de cultura:

Centenaire_de_Voltaire”Outre l’enseignement religieux, qui tient le premier rang parmi les institutions libérales, il faudrait multiplier les écoles, les chaires, les bibliothèques, les musées, les théâtres, les librairies ; il faudrait multiplier les maisons d’études, pour les enfants, les maisons de lecture pour les hommes ; tous les établissements, tous les asiles où l’on médite, où l’on s’instruit, où l’on se recueille, où l’on apprend quelque chose, où l’on devient meilleur, en un mot ; il faudrait faire pénétrer de toutes parts la lumière dans l’esprit du peuple, car c’est par les ténèbres qu’on le perd. (Très-bien !)”[8]

 

Ignasi Grau

 

 

[1] UN Human Rights Council (2016) Report of the Special Rapporteur on the Right to Education, Kishore Singh, (par.67) A/HRC/32/37, disponible en:  https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G16/070/36/PDF/G1607036.pdf?OpenElement

[2] UNESCO (2015) Rethinking Education, towards a common good?, (p.26 y ss), disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0023/002325/232555e.pdf

[3] ORDINE, N. (Ed.) (2013) La utilidad de lo inútil, Barcelona, España, p.98

[4] LEVINE, D. (ed) ‘Simmel: On individuality and social forms’ Chicago University Press, 1971. p. 6

[5] ORDINE, N. (Ed.) (2013) La utilidad de lo inútil, Barcelona, España, p.81

[6] UN Human Rights Council, Report of the Special Rapporteur on the Right to Education, Kishore Singh, (par.68) 6 abril 2016, A/HRC/32/37, disponible en:  https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G16/070/36/PDF/G1607036.pdf?OpenElement

[7] FERNANDEZ, A. Vers un cultures des droits de l’homme, Diversités, Genève

[8] Hugo V. (1848) Discours à l’Assemblée Nationale, séance du 11 novembre 1848, disponible en : http://www.assemblee-nationale.fr/histoire/victor_hugo/discours_fichiers/seance_11novembre1848.asp

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s